¿La responsabilidad social son sólo las donaciones?

La responsabilidad social real se basa en una perspectiva de derechos; es decir, si los niños tienen derechos, los adultos, incluyendo las empresas privadas, tenemos obligaciones y no sólo buena voluntad. La responsabilidad social empresarial implica la decisión libre de los empresarios de sumergirse en un proceso de cambio social, de búsqueda de la justicia y de la equidad, de modo que se asegure el cumplimiento de los derechos comunes y el mejoramiento de las condiciones de vida del gran núcleo social excluido de las oportunidades de desarrollo y bienestar.

¿La responsabilidad social son sólo las donaciones?

 

“La responsabilidad social real se basa en una perspectiva de derechos; es decir, si los niños tienen derechos, los adultos, incluyendo las empresas privadas, tenemos obligaciones y no sólo buena voluntad. La responsabilidad social empresarial implica la decisión libre de los empresarios de sumergirse en un proceso de cambio social, de búsqueda de la justicia y de la equidad, de modo que se asegure el cumplimiento de los derechos comunes y el mejoramiento de las condiciones de vida del gran núcleo social excluido de las oportunidades de desarrollo y bienestar. Las empresas socialmente responsables promueven y favorecen nuevas leyes para el cumplimiento de los derechos y la construcción de una nación justa y equitativa, intervienen en la discusión de políticas públicas, y combinan su peso social y sus recursos financieros en los cambios que requiere el país.”

UNICEF, Colombia

En México en los últimos años se ha dado el fenómeno de la RSE (Responsabilidad Social Empresarial) como una acción meramente mercadológica, sin un sustento de fondo y sin plena conciencia de lo que implica.

Entonces, una empresa realiza acciones muy visibles, anunciadas con bombo y platillo para que la sociedad tenga en cuenta y pueda concebirla como una empresa “buena”, por tanto a ella es a quien hay que consumir o comprar sus productos, sin embargo, como consumidor y como sociedad no tenemos plena conciencia de lo que ello implica y no exigimos que las ejecuciones de su programa de RSE no sólo busquen el posicionamiento en la mente del consumidor como buena para comprar, si no que implementen programas de fondo que busquen transformar de raíz, apostando y aportando a la solución de problemáticas relacionadas con educación, salud, empleos, medio ambiente, etc., generando un capital de valor en la reconstrucción de nuestro tejido social, es decir, saneando a nuestra sociedad, buscar que sea un medio para que la empresa siga haciendo negocios, los incremente y se pueda apoyar en un programa ampliado de vinculación con la comunidad y sus necesidades.

El gran reto consiste en desarrollar herramientas sobre cómo los gerentes y directores de este modelo de RSE puedan construir el retorno de inversión con criterios no solo cuantitativo para satisfacción de la empresa y sus inversionistas, sino para nuestra sociedad de manera que se pueda promover una cultura orientada al bien común y a la integración.
Que no sólo sea donar desde la acción de aplicar un paliativo de asistencialismo para con las organizaciones de la sociedad civil, más bien que sea una cultura integral de aportar, de apoyar y de generar ese valor de realmente ser responsables.


¡Vuélvete donador de Amigo Daniel y ayuda a transformar la vida de los niños! Dando clic aquí.

 

Amigo Daniel

Amigo Daniel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *