Mi experiencia de voluntariado en Amigo Daniel

Donar mi tiempo como voluntaria a los niños de Amigo Daniel, es a la vez la experiencia más gratificante y el reto más desafiante que he vivido.

Mi experiencia de voluntariado en Amigo Daniel

Donar mi tiempo como voluntaria a los niños de Amigo Daniel, es a la vez la experiencia más gratificante y el reto más desafiante que he vivido.

 

¿Por qué convertirse en voluntario?

 

Como ingeniera, aprecio el orden, la lógica y la razón, el último lugar donde esperaba encontrarme era un salón con casi 30 niños entre 4 y 9 años gritando, corriendo, bailando y preguntándome al mismo tiempo ¿cómo vuelan los aviones? ¿Quién gana en una pelea Thor o Hulk? ¿Qué traes en tu bolsa? ¿Me das burbujas?
Hace 4 años no tenía mucha experiencia de voluntariado y mucho menos con niños, pero cuando Karlita me dijo que la luna la seguía y empezó a correr para que lo viera por mí misma, no le dije que la luna está a 400 000 km de distancia y que por eso cuando nos movemos unos metros no se nota el cambio en la distancia que hay entre nosotros y la luna, ella no necesitaba ciencia, ella necesitaba magia.

Los niños necesitan mucho de los voluntarios: respuestas a sus preguntas, experiencias nuevas, alguien que escuche atentamente, alguien que los haga sentir inteligentes, importantes y amados.
Ser voluntaria me ha dado la alegría y la satisfacción de servir a otros y es algo que te invito a conocer, aunque no siempre se lo que estoy haciendo, y seguramente tú tampoco, estos niños extraordinarios también te necesitan a ti.

 

Tú también puedes vivir una gran experiencia rompiendo el círculo de la violencia y apoyando a los niños siendo donador. Da  clic aquí  para donar.

Amigo Daniel

Amigo Daniel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *