¿Cómo ingresa un menor a Amigo Daniel?

Casa Hogar

¿Cómo ingresa un menor a Amigo Daniel?

El maltrato infantil es toda acción u omisión con la intención de hacer un daño inmediato a la persona agredida. El maltrato puede ser físico, emocional, psicológico, sexual, por negligencia o abandono. Estas formas de maltrato producen lesiones físicas y emocionales indelebles, muerte o cualquier daño severo. (Informe de América Latina en el marco del estudio Mundial de las Naciones Unidas, 2006).

 

Cuando se hace referencia al maltrato infantil en el ámbito familiar, se está indicando que quienes infringen violencia contra los niños, niñas y adolescentes son sus familiares en primer grado, es decir, padre, madre, abuelos/as, hermanos/as o tíos/as, principalmente (Larraín y Bascuñán, 2006).

El maltrato infantil causa alteraciones en la salud mental y física que perduran toda la vida, y sus consecuencias a nivel socio profesional pueden, en última instancia, ralentizar el desarrollo económico y social de un país.

Casa hogar amigo daniel

Es posible prevenir el maltrato infantil antes de que se produzca, y para ello es necesario un enfoque multisectorial.

Los programas preventivos eficaces prestan apoyo a los padres y les aportan conocimientos y técnicas positivas para criar a sus hijos/as.

La atención continua a los/las menores y a las familias puede reducir el riesgo de repetición del maltrato y minimizar sus consecuencias (ONU, 2016).

Amigo Daniel es una casa hogar que recibe a niños/niñas de 0 a 6 años que se encuentran en situación de riesgo y/o maltrato. Llegan a nosotros a través del DIF, la Dirección de Seguridad Pública, juzgados, el Ministerio Público y por particulares (ingreso voluntario y/o ceder en adopción voluntaria).

 

Algunos/as de nuestros/as niños y niñas que ingresan a la institución lo hacen a través de peticiones que nos realizan las instancias gubernamentales para que los resguardemos mientras se resuelve su situación jurídica, ya que con antelación hubo una denuncia por el delito de maltrato cometido en su agravio.

Otros/as de nuestros/as niños y niñas también ingresan por petición expresa por parte de sus progenitores y/o cuidadores, quienes se encuentran atravesando una situación familiar critica como pobreza, falta de vivienda, desempleo, enfermedad, hospitalización o violencia intrafamiliar y no cuentan con una red familiar que los apoye con la crianza de sus niños o niñas; siendo su ingreso voluntario y su estancia en la institución mientras se resuelve su situación familiar.

Finalmente, ingresan otros/as niños y niñas a quienes sus mamás desean cederlos en adopción de manera voluntaria.

Generalmente, cuando llegan al albergue los/las niños y niñas, vienen en malas condiciones de aliño tanto corporal como de vestido. Algunos/as de ellos/ellas vienen desnutridos/as, con dermatitis de pañal o dermatitis atópica.

Ciertos/as niños y niñas presentan resequedad de la piel, en su cabello; además son evidentes problemas de pediculosis en cuero cabelludo; otros/as niños y niñas presentan secuelas de maltrato físico como rasguños, mordeduras, moretones, hematomas, desprendimiento de pelo, fracturas en algunas de sus extremidades etc.

También es común que la mayoría llegue con esquemas de inmunizaciones desfasados o incompletos; otros/as sin haber sido vacunados, con problemas de caries múltiples, retraso en su desarrollo; e incluso, menores que no están registrados.

Si se encuentran en edad pre-escolar y/o escolar, es común que no hayan cursado o asistan al grado escolar que les corresponde. En cuanto a su actitud, cuando ingresan al albergue se les ve temerosos/as, cautelosos/as, angustiados/as, ansiosos/as, hiperactivos/as y con problemas emocionales por el trauma que vivieron.

 

¿Cómo ingresa un menor a Amigo Daniel?

¿Cómo ingresa un menor a Amigo Daniel?

Los objetivos principales de Amigo Daniel son sanar las heridas del maltrato mediante la atención integral, incorporar al menor al ámbito familiar para contribuir a su desarrollo y mantener y dar seguimiento a los programas de prevención del maltrato. Además, la misión de nuestra casa cuna es atender integralmente a los/las menores que ingresan al albergue brindándoles atención médica, psicológica, educativa, legal, social y afectiva, integrándolos al ámbito familiar en las mejores condiciones posibles.

De allí se desprende la visión, que consiste en cumplir y trascender nuestra misión generando acciones concretas para prevenir el maltrato de niños y niñas, y multiplicar nuestra experiencia compartiéndola con instituciones similares.

¡Ayúdanos a ayudar!

 

Tú también puedes vivir una gran experiencia rompiendo el círculo de la violencia y apoyando a los niños siendo donador. Da clic aquí para donar.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *